Safari en swahili significa viaje.

No hay en todo el planeta espectáculo de vida salvaje más sobrecogedor que en Maasai Mara. Esta reserva considerada una de las maravillas naturales del mundo, es probablemente el lugar más visitado por turistas en Kenia. El nombre de Maasai Mara es por la tribu Masái que habita en esas tierras y por el río Mara que las cruza.

Su extensión de más de 1500 Km2 cobija un ejército innumerable de animales, herbívoros principalmente (ñus, cebras, gacelas, jirafas, etc.), así como sus depredadores (leones, guepardos, leopardos, hienas...). Un tributo a la vida, y también a la muerte, el ciclo de la vida en toda su plenitud, con toda su belleza y su crueldad, la lucha por la supervivencia. Hemos intentado plasmar en fotografías la vida en la reserva, pero una imagen difícilmente puede plasmar la grandiosidad de este lugar, el instinto salvaje, el miedo, la incertidumbre a vivir un día más.

Gracias a nuestro amigo, etólogo y naturalista de excepción, Jorge Alesanco, a su mujer Mariola Liberal, dueños del Cheetah Tented Camp y a su equipo de Masais, hemos realizado un viaje inolvidable, de ensueño, con cientos de imágenes que seguro jamás se borrarán  de nuestra memoria. Acompañar a las leonas en su caza nocturna ha sido algo realmente espectacular. Los atardeceres sobre las solitarias acacias de la sabana africana o el intento de huida de unas gacelas por sobrevivir al ataque de un guepardo son solo algunas de las centenares de imágenes grabadas a fuego en nuestra retina.