Explorar la Bretaña francesa en coche es una auténtica delicia. Cada tramo de su fotogénico litoral posee una belleza y personalidad únicas. La “Ruta por la costa de Bretaña” recorre una amplia colección de playas insólitas, pueblos medievales, urbes de origen romano y medieval y algunos de los paisajes más espectaculares del país galo como el mágico Mont de Saint Michel, Patrimonio de la Humanidad por la Unesco; la amurallada Ville Close, en Concarneau; magníficos castillos como el de los Duques de Bretaña (Nantes); impresionantes catedrales como las de Vannes y Tréguier; impactantes murallas como las de Dinan o Saint Malo... La Bretaña es también tierra de una arraigada cultura celta, de seres mágicos como el mago Merlín, y de un pasado milenario. Tierra de inspiración para grandes artistas como Gauguin, esta región francesa es también conocida por su alegría de vivir, su radiante luz, su deliciosa gastronomía y por localidades tan bellas y artísticas como Pont-Avent. Existen muchas razones para explorar el alma bretona. Aprovechando su cercanía también visitamos alguna zona de Normandía.